Aprende a sentarte correctamente en una entrevista de trabajo

Has enviado a la empresa de tus sueños el currículum junto a la carta de presentación perfecta. Un día, sin que te lo esperes, tellama el responsable de recursos humanos de la compañía para que asistas personalmente a una entrevista de trabajo. Son muchas las cosas que debes hacer antes de la prueba, también aprender a sentarte correctamente.

Un buen candidato comienza a prepararse la entrevista incluso antes de que le llamen. Mientras redactas el currículum y la carta de presentación, tendrás queinvestigar a la compañía: conocer su misión, su forma de trabajo, sus proyectos futuros… Después es el momento de preparar las preguntas y centrarse en la comunicación, ensayando el tono, el volumen y las pausas.

Muchas son las personas que creen que con esto ya está terminada la preparación, y así se lanzan a la entrevista sin conocer que hay otro aspecto fundamental que hay que trabajar, y mucho. La comunicación no verbal incluye la vestimenta, la forma de mover las manos y el mantenimiento de la mirada. Los reclutadores, además, podrán adivinar muchas cosas del candidato dependiendo de si se muerde el labio, mueve el pie mientras habla o se toca la cara.

Aprende a sentarte correctamente en una entrevista de trabajo

Como ves son muchos los aspectos a considerar, aunque hoy quiero enseñarte a sentarte correctamente y a mantener una postura adecuada durante la entrevista de trabajo.

  1. Los candidatos que se sientan en el borde de la silla reflejan la sensación de incomodidad, por lo que siempre debes apoyarte en toda la superficie.
  2. Mantén los hombros alineados y la postura recta, aunque esto no quiere decir que estés rígido. Procura parecer confiado y tranquilo.
  3. Puedes dejar los brazos sobre las piernas, sin cruzarlos, o apoyarte ligeramente en la mesa, siempre y cuando esté cercana a ti. Si este es el caso, utiliza solamente un pequeño espacio, evitando por todos los medios invadir la zona personal del reclutador.
  4. Las manos deben estar siempre visibles, y nunca dentro de los bolsillos. Si no sabes qué hacer con ellas, coge un bolígrafo.
  5. La parte inferior de la espalda debe estar apoyada en el respaldo, pudiendo inclinarte ligeramente siempre que el reclutador esté hablando o explicando cualquier cosa. Así darás la sensación de que te interesas por sus palabras y mantienes una actitud activa.
  6. Nunca, bajo ninguna circunstancia, estires las piernas o los brazos. El responsable de recursos humanos pensará que estás incómodo y cansado, por lo que finalizará la entrevista con mayor premura.
  7. Cruza las piernas si quieres, pero evita el movimiento continuo.
  8. La cabeza, como el resto del cuerpo, debe estar recta. Agachar la mirada es síntoma de inseguridad y mentira.

Fuente: Universia España

Share this post