Bélgica disminuye puestos en el ránking mundial de la mano de obra

Bélgica disminuye puestos en el ránking mundial de la mano de obra

Con el puesto 49 de 75, Bélgica se encuentra en la parte inferior del ranking mundial de la mano de obra, que mide el atractivo del mercado laboral y compara las condiciones para contratar, administrar y retener el talento en 75 países.

Bélgica ocupaba el puesto 25 en la primera edición de este ranking en 2017 por lo que ha 24 puestos en los últimos años.

Para establecer su clasificación, que mide el atractivo de los mercados laborales y de la mano de obra, ManpowerGroup analizó 90 criterios clave divididos en cuatro categorías: disponibilidad de competencias, coste laboral, marco regulatorio y productividad.

El país mejor situado en 2018 es Hong Kong, que tiene el mercado laboral más atractivo por delante de Nueva Zelanda, Singapur,  Estados Unidos y Reino Unido.

En comparación con otros países europeos, Bélgica está detrás de Alemania (15), Holanda (21), Suiza (25) y España (32), pero por delante de Luxemburgo (59), Italia (64) o Francia (67).

Por una fuerza laboral de calidad

Según Philippe Lacroix, director gerente de ManpowerGroup Belux, esta disminución se explica  debido a que el resto de países han desarrollado un crecimiento más rápido, principalmente en Europa del Este, y no porque Bélgica haya bajado su rendimiento.

«En un mercado laboral global, el coste de la mano de obra o la cantidad insuficiente de trabajadores disponibles debido a la escasez de talento o una baja tasa de actividad siguen pesando negativamente en el atractivo del país”. “El coste de la mano de obra o la cantidad insuficiente de trabajadores disponibles o una baja tasa de actividad siguen afectando negativamente al atractivo de Bélgica». – Philippe Lacroix, ManpowerGroup Belux.

Sin embargo, el informe destaca la calidad de la fuerza laboral en Bélgica, con un 46,5% de trabajadores altamente cualificados (44,8% en 2017). El país también ocupa el puesto 31 de 144 en términos de igualdad de género en el mercado laboral.

Fuente: L’Echo

Share this post