Bélgica emplea cada vez más personal desplazado

Bélgica emplea cada vez más personal desplazado

La escasez en el mercado laboral está impulsando a los empleadores belgas a contratar cada vez más personal desplazado. En los últimos seis años, el número de trabajadores desplazados en Bélgica ha aumentado en un 38% a 229,000 empleados y trabajadores por cuenta propia.

La Universidad de Amberes extrajo estas cifras de la base de datos de Limosa de la Oficina Nacional de Seguridad Social (ONSS).

La década pasada incluso se ha visto una duplicación de este flujo de mano de obra extranjera, que se utiliza temporalmente en el hogar. Según los autores del estudio, el personal desplazado es el grupo de más numeroso de migración ligada al mercado laboral. Estos trabajadores son parte de un fenómeno relativamente desconocido en Bélgica.

Asociado con el dumping

En Bélgica, la comisión de servicios está generalmente asociada con el dumping social, que prevalece especialmente en los sectores de la construcción y el transporte, donde estos trabajadores tienen que conformarse con salarios muy bajos, y a menudo en condiciones cercanas a la explotación absoluta.

Pero, según el profesor Ive Marx, la motivación de los empleadores va mucho más allá de la cuestión de los costes. «La escasez del mercado laboral es lo más importante», dice el investigador  , «Además la mitad los desplazados provienen de los estados miembros de Europa occidental y meridional, donde los salarios son más altos que en Europa del Este. Esto demuestra que la remuneración no lo explica todo. El tipo de sectores que emplean este tipo de trabajadores también muestra que el coste del trabajo no es la razón principal: si bien la construcción y el transporte son los principales empleadores, también hay sectores como el metalúrgico, alimentario y petroquímico. Los cuales contratan personal desplazado en masa con un perfil técnico muy calificado «.

Falta de personal

Las empresas de Recursos Humanos especializadas en la contratación de trabajadores extranjeros abundan en este sentido. Sus clientes mencionan, ante todo, la falta de personal que satisfaga sus necesidades, incluso para los perfiles muy especializados. Koen Janssen, de la compañía RH Itzu, señala que los trabajadores extranjeros contratados a través de su agencia polaca generalmente cuestan a los empleadores belgas más que los empleados locales. «Los costos administrativos y de apoyo adicionales hacen que este personal sea más caro, pero nuestros clientes lo aceptan porque no pueden encontrar candidatos en Bélgica».

La misma historia se repite en el caso de los productores de silicona Soudal, instalados en Turnhout: «Para los trabajos donde hay que ensuciarse las manos, no encontramos candidatos belgas” , asegura Bart Heyvaert, director de recursos humanos de la empresa. “ Sólo el idioma es, a veces, un obstáculo para la contratación, especialmente cuando se trata de trabajos de producción donde la seguridad es esencial, por lo que es imperativo que las autoridades públicas inviertan en cursos de idiomas para inmigrantes» .

Además de los costes salariales y la falta de personal, otros factores explican este uso masivo de mano de obra extranjera. «Las compañías multinacionales quieren que sus empleados de alto potencial sepan todo sobre el funcionamiento del grupo», dice Ive Marx, «y este conocimiento y experiencia adquiridos fuera de sus fronteras les permitirán alcanzar puestos más altos».

Fuente: L’Echo

Share this post