Consejos para buscar empleo aunque ya tengas trabajo

Consejos para buscar empleo aunque ya tengas trabajo

No buscamos un trabajo de la misma manera cuando ya tenemos trabajo que cuando estamos en búsqueda activa. Cuando  ya tienes un empleo, tu enfoque probablemente será más sutil pero no menos efectivo.

¿Estás cansada de tu trabajo? ¿Tus tareas diarias no corresponden con lo que se mencionó cuando fuiste contratado? Si tus diferentes intentos de mejorar las cosas no han cambiado nada, este puede ser el momento de iniciar nuevos proyectos. Más abajo, os damos unos consejos para gestionar con calma tu búsqueda de empleo mientras tienes un trabajo.

Búsqueda efectiva pero discreta

Se discreto dentro de tu empresa actual, no hace falta decirlo; también dentro de tu red y con tus futuros interlocutores. En tu entorno, selecciona las personas clave que has identificado de confianza y útiles para tu búsqueda. En tu empresa, es posible que necesites un contacto para mencionar como referencia a la empresa que quiera contratarte, trata de encontrar a esa persona que también puede ser un ex compañero que ahora se encuentra en otro trabajo.

Otra situación: es posible que hayas establecido una relación de confianza con tu jefe o con el responsable de RRHH, lo que te permite poder hablar de tu deseo de cambio de manera transparente. En tal caso, asegúrate de mantener un cierto nivel de discreción con tus compañeros: todavía no te has ido y aún puede que cambies de opinión.

Mantente involucrado en tu trabajo actual

Aún estás en el puesto y estás cobrando tu sueldo para cumplir tus objetivos laborales, tu nuevo proyecto no debe cambiar nada. Busca trabajo en tus ratos de tiempo libre: antes de comenzar el día, posiblemente durante la pausa del almuerzo y una vez que termine la jornada. También evita programar una entrevista durante las horas de trabajo. Es mejor pedir un día o medio día si es necesario, para evitar tener que justificarlo a la empresa.

Debes saber que legalmente puedes ser despedido por mala conducta si tomas más de 10 minutos de tu tiempo de trabajo por día para una actividad personal. Sin embargo, es bueno saberlo: en caso de renuncia o despido, la ley te permite dedicar dos horas por día a tu búsqueda de empleo durante el período de notificación.

Si, por algún motivo, necesitas almacenar documentos personales en tu ordenador, recopílalos en un archivo al que llames «privado» o «personal», de esta forma tu jefe no tendrá derecho a acceder a esta carpeta, a diferencia del resto del contenido de tu ordenador que es accesible para todo el mundo, incluso en tu ausencia.

Dos palabras clave: anticipación y organización

Ten en cuenta que combinarás tu trabajo actual con la búsqueda de otro empleo, en otras palabras, tu agenda de las próximas semanas será bastante densa. Cuanto mejor organizado estés, más relajado y eficiente serás. Por ejemplo, asegúrate de tener todas tus herramientas disponibles en tu teléfono móvil, puedes optimizar una pausa o tiempo de espera y acceder a sus sitios de búsqueda de empleo, tus redes sociales, tu CV…

Anticípate también a la pregunta del preaviso, que se te hará en la primera entrevista. De una duración de tres meses para ejecutivos, puede adaptarse este periodo si llegas a un acuerdo con tu empleador.  

Fuente: Regions Job

Share this post