El trabajador belga cobra una media de 29 horas semanales

El trabajador belga cobra una media de 29 horas semanales

El trabajador belga se encuentra en la última posición del ranking de horas pagadas por semana. La cifra es el promedio del número total de horas pagadas en contratos tanto a tiempo completo como a tiempo parcial. Con un promedio de 29 horas, Bélgica está a la cola, una posición que comparte con los Países Bajos. La media europea se establece en 33 horas.

Entre los contratos a tiempo completo solamente en Francia se trabaja menos, con un promedio semanal de 35 horas, en comparación con las 36 belgas. Por su parte, un trabajador a tiempo parcial recibe una remuneración por una media de 20 horas.

¿Cuáles son las razones para esta última posición? La respuesta no está clara para los profesionales del sector. Según algunos de ellos, el problema está en la naturaleza de los datos analizados debido a que la clasificación toma en consideración únicamente las horas pagadas por el empresario, no las contractuales. En Bélgica, el empresario, después de un determinado tiempo, deja de pagar los salarios de las personas de baja.

Importancia de los contratos a tiempo parcial

Evidentemente, no es la única explicación. Cabe señalar que los contratos a tiempo parcial son importantes en Bélgica. «Con los datos de 2016, todavía existía el sistema de crédito tiempo sin justificación” comenta Benoît Caufriez, que facilitó las ausencias injustificadas antes de que se reformara la ley en abril de 2017. En 2018, el centro de estadísticas belga indica que el 27,1% de la población activa trabaja a tiempo parcial en el país. «También se observa un fuerte aumento en los contratos a tiempo parcial para poder desarrollar un actividad como autónomo complementario». Estos autónomos están incluidos en la categoría de contratos parciales, a pesar de una carga de trabajo que excede su contrato y una cantidad de horas pagadas que excederían sin duda el total de 29 horas recogidas en la tabla.

 

«Es importante tener en cuenta que las cifras son de 2016», dice la directora de Acerta, «mientras tanto, la tendencia es la de trabajar a tiempo completo y en nuestra oficina muchos trabajos a tiempo parcial se han convertido en trabajos a tiempo completo». ¿En qué cambia esto la situación? En poco, realmente ya que la alta proporción de trabajos a tiempo parcial no es el único motivo para que Bélgica ocupe la última posición.

Una semana corta

Un análisis centrado en los contratos a tiempo completo explica el fenómeno de modo diferente: un trabajador a tiempo completo trabaja -y cobra-, muchas veces, 36 horas a la semana y no 38 como establece la ley. «Eso es típico de nuestro país y nuestro modelo de diálogo social; las horas extras le cuestan tanto al empresario que se crean contratos con menos horas», dice Frank Vander Sijpe, director de investigación en Securex. «Puede ver que, con 36 horas, ya estamos por debajo de la media europea».

Fuente: L’Echo

Share this post