“La vocación no se busca invirtiendo miles de euros en un máster”

Alfonso Alcántara, en un momento de su exposición en El País con tu futuro empleo.Alfonso Alcántara, fundador de Yoriento.com, acostumbra a sacar a colación el nombre de Esther Sánchez, fundadora de Chocolatísimo, como ejemplo de la búsqueda de una vocación. A los 16 años esta joven no sabía qué hacer con su vida, su madre le recomendó hacer un curso de hostelería para desempleados. Ella descubrió que aquello le gustaba, pero que sobre todo le apasionaba la repostería y profundizó en ese mundo. De allí pasó a un grado de Formación Profesional y becas que le permitieron aprender el oficio en otros países. Poco a poco fue mostrando sus conocimientos en su blog y ahora vive de ello gracias a Chocolatísimo.

“Tanto si eres joven y buscas una vocación como si tienes ya 50 o 60 y tienes que reinventarte el consejo es el mismo: experimentar y hacerte especialista en una materia en concreto”, explica Alcántara. “La especialización lleva a la motivación y la vocación llega con el conocimiento”, añade. Él lleva desde 1992 trabajando como motivador de empresa y coach de profesionales, un trabajo que le permite asesorar a la hora de buscar nuevas salidas laborales, adaptarse a nuevos entornos de trabajo, motivar al personal ante un cambio y formar a directivos, entre otras tareas. Este jueves habló a los jóvenes que se enfrentan por primera vez al mercado laboral sobre cómo encontrar su camino en El País con tu futuro empleo (patrocinado por BBVA, Generation Spain e Infojobs).

El fundador de Yoriento.com habla de esa falta de decisión a la hora de elegir un camino, de la búsqueda de las competencias concretas y de la necesidad de saber vender las capacidades personales. “La gente se desanima porque piensa que todo el mundo sabe lo que hacer menos ellos mismos, pero no es verdad, todos estamos igual de perdidos en algún momento. Hay que aprovechar las oportunidades que ofrece internet para descubrir lo que se nos da bien”. El experto opina que es aconsejable bucear entre los miles de cursos gratuitos que ofrece la red: “La vocación no se busca invirtiendo miles de euros en un máster. Hay que ir poniéndose metas tan pequeñas y tan baratas que sea imposible no cumplirlas”.

Otra de las claves es saber venderse. “Alguien que no tiene un LinkedIn actualizado vive en el mercado laboral de hace 15 años”. Pero ojo, que la red sirve tanto para mostrar las capacidades como para dejar al descubierto si eres un profesional poco capacitado, advierte el coach. “El mundo laboral se ha polarizado. Hay trabajos digitales y convencionales y si estás en el medio, estás perdido”, asegura. Esta reconversión a la tecnología en las compañías tradicionales no debe hacerse desde la imposición, opina, sino de forma gradual y mediante pequeños grupos de trabajadores que motiven al resto del personal.

La digitalización y los cambios no tienen por qué significar algo negativo, sino una evolución, según explica el experto. “Aunque el nombre de los puestos de trabajo cambien, las competencias se mantienen. Claro que hace 15 años no usábamos drones, pero ya existían los conocimientos de ingeniería y técnicos necesarios para fabricarlos y manipularlos”.

Fuente: El País

Share this post