Qué piden las empresas a los MBA

La formación especializada que ofrecen las escuelas de negocios no es suficiente para evolucionar en el mercado. Los empleadores reclaman perfiles que encajen en la cultura de la empresa y que hayan fortalecido competencias transversales, como la gestión del tiempo, la capacidad para priorizar tareas o de construir redes de contactos.

Sionade Robinson tiene una tarea casi imposible. Como directora asociada del programa de MBA en la Cass Business School de Londres, debe gestionar las expectativas que tienen los estudiantes más brillantes sobre las puertas que creen que les abrirá su escuela de negocios en el mercado laboral.

Recuerda cómo una alumna llegó angustiada a su oficina después de que un gran banco de inversión no la admitiera en su programa de gestión. Sólo ofrecían 15 plazas en todo el mundo. “La gente piensa que un MBA es un bono de oro, cuando no lo es”, explica.

Incorporarse a un trabajo tras haberse graduado en una escuela de negocios nunca ha sido sencillo. Una encuesta realizada por el diario Financial Times(FT) da una serie de pistas sobre qué se pide en los procesos de selección. La investigación revela las principales habilidades que buscan los empleadores en los estudiantes de MBA y cuáles son las que menos les interesan.

Una de las principales conclusiones es que los futuros profesionales deben prepararse para un mercado laboral en continuo cambio. Asimismo, los empleadores afirmaban que los recién graduados debían ser realistas y reconocer las funciones en las que se van a formar y en cuáles simplemente van a obtener una calificación.

Uno de cada tres reclutadores aseguraba que tenía que luchar para encontrar graduados de las escuelas de negocios con las capacidades adecuadas. En este sentido, las cinco competencias más importantes para las compañías no se corresponden con las asignaturas básicas que se imparten en los MBA, como finanzas o márketing. Las más relevantes son las denominadas soft skills o habilidades blandas. Por ejemplo, el 76% de los encuestados daba mucha importancia a la capacidad para trabajar con una amplia variedad de personas y el 72% a la facilidad para priorizar asuntos a resolver. Además, reconocieron que la capacidad para gestionar su propio tiempo era la cualidad que más les costaba encontrar entre los MBA.

Esta situación se puede explicar por la brecha que existe entre lo que desean los empleadores y lo que pueden aportar los estudiantes. Por ejemplo, los representantes de algunos sectores, como el del petróleo y gas, la ingeniería civil, el transporte y la energía no ven necesario que el personal superior cuente con un MBA. Una de las razones es que consideran que las escuelas de negocios no instruyen en las habilidades adecuadas.

Así, estos centros de formación han empezado a reaccionar y están ampliando su red de empleadores. En la Chicago’s Booth School of Business, las empresas que realizan más contrataciones son las compañías tecnológicas como Amazon o Google, por encima de las clásicas consultoras de gestión y bancos de inversión. Además, esta institución está buscando organizaciones de nuevos sectores interesadas en fichar a sus titulados en MBA.

Julie Morton, decana asociada del servicio de carreras profesionales y relaciones corporativas en Booth, comenta que la mitad de su equipo trabaja de forma específica para difundir la importancia de reclutar a los MBA. Muchas de las empresas que están empezando a contratar a estos estudiantes están interesadas en dichas habilidades, como la capacidad de ampliar las redes de contactos -que precisamente es una de las cualidades más importantes según la encuesta de FT-. La clave es convencer a las empresas de que los estudiantes cuentan con esas competencias. “Todos los días trabajamos con compañías que no tienen el objetivo de fichar a un MBA”, añade Morton.

Más práctica que teoría

Los empleadores también reconocieron que no se fijaban mucho en las calificaciones de estos estudiantes. Servest, empresa de gestión de instalaciones que emplea a 51.000 personas en Reino Unido y Sudáfrica, no buscó a ningún graduado de MBA para cuando estaba reclutando nuevos profesionales, según explica el vicepresidente de la firma, Dennis Ziertsman. “Nos enfocamos en el tipo de persona más que en su formación sobre negocios. Estos alumnos nunca han sido nuestros artistas estrella”, señala, y añade que algunos de los que se han unido a la empresa y que contaban con esta formación han tenido que trabajar mucho para pasar de la teoría a la práctica. También comenta que “los casos de estudio de los MBA parecen estar basados en grandes corporaciones, a menudo estadounidenses, que no pueden aplicarse a organizaciones más pequeñas que tienen culturas diferentes”.

Estos perfiles tampoco son una prioridad para los clientes de Mark Butter, director de Blueprint Recruitment Solutions, compañía especializada en seleccionar ejecutivos para empresas de los sectores de petróleo y gas, marino, ingeniería civil, transporte y energía.

Por otra parte, Adrian O’Connor, fundador de Global Accounting, firma especializada en el reclutamiento desde contables hasta directores de finanzas, opina que es más agradable contar con un MBA que con alguien con una cualificación muy específica. Algunos clientes aceptarían a un MBA en lugar de alguien con un certificado específico en contabilidad. “Esto suele suceder en los puestos con roles más comerciales o incluso para los puestos de la junta directiva”, anota O’Connor.

La investigación de Financial Times sugiere que las escuelas de negocio pueden encontrar una oportunidad entre las compañías que no están acostumbradas a contratar a este nivel. Incluso los clientes de O’Connor perciben que los graduados de las escuelas de negocios son buenos realizando networking -ésta es una de las cinco habilidades más importantes para los empleadores, según la encuesta de FT-. “Los clientes consideran que esta habilidad demuestra la inteligencia de los profesionales”, añade O’Connor.

Ilona Drozd se encarga de reclutar profesionales para el portal de viajes online Expedia en Europa. “La compañía se interesó en la contratación de MBA para puestos de profesionales sénior para que se encargaran de la estrategia de negocio, debido a que muchos de sus directores eran graduados de MBA”, señala Drozd.

A pesar de esto, Expedia no tiene un programa para reclutar a MBA. Este año la compañía, en la que trabajan más de 20.000 empleados, contrató sólo a nueve profesionales con dicha formación en Reino Unido y tres en Estados Unidos.

Según Drozd, la razón más habitual para rechazar a estos candidatos es que pretenden acceder a los niveles superiores de la compañía, algo que en muchas ocasiones supone un desajuste cultural y así es más difícil resolver problemas.

Las soft skills, como el trabajo en equipo, son importantes, pero no son suficientes. “El candidato ideal es alguien que nos gustaría tener a largo plazo, lo que significa que realmente quiere trabajar en Expedia”.

Kevin Marvinac, graduado de MBA y director de operaciones en TransparentCareer -una plataforma que funciona como base de datos para personas contratadas procedentes de escuelas de negocios-, tiene el objetivo de ayudar a estos estudiantes a perfeccionar su búsqueda para encontrar el empleo ideal.

Marvanic cree que un graduado de MBA es útil, ya que seguramente realice un buen papel como alto ejecutivo. No obstante, admite que no es suficiente para aquellas industrias donde se espera que la gente tenga cierta experiencia o habilidades clave. En este sentido, la encuesta de Financial Times descubrió que la habilidad para analizar datos es una de las más difíciles de encontrar. “Es muy complicado ser un gestor de proyectos en una empresa tecnológica si, por ejemplo, no sabes cómo codificar”, concluye Marvinac.

Fuente: Expansión

Share this post