Una recuperación «lenta» para las empresas belgas

Una recuperación «lenta» para las empresas belgas

El volumen de negocios de las empresas en Bélgica se está recuperando lentamente, señala el Grupo de Gestión de Riesgos Económicos, que tiene unas perspectivas sombrías para 2021.

 

Las empresas belgas siguen estando de capa caída. Actualmente, estiman que su facturación es todavía un 13% por debajo de lo normal. Es cierto que se trata de una mejora con respecto a junio, cuando se habló de una caída del 17%, pero «la recuperación está resultando lenta», analiza el Grupo de Gestión de Riesgos Económicos (ERMG), que acaba de finalizar la décima edición de su estudio sobre el impacto de la crisis de Covid-19, coordinado por el Banco Nacional de Bélgica.

 

En el último ejercicio económico participaron 4.430 empresas y trabajadores autónomos. No es de extrañar que la baja demanda sea, de lejos, la razón más mencionada para explicar la pérdida de volumen de negocios.

 

Las artes y la hostelería siguen en el ojo del huracán

La industria más afectada sigue siendo el sector de las artes, los espectáculos y el entretenimiento, que sólo pudo recuperarse muy parcialmente este verano. Esta semana informaron de una caída del 81% en las ventas en comparación con un año normal. La prohibición formal de ciertos eventos, demasiado arriesgados dado el contexto epidemiológico, obviamente pesa mucho en la balanza.

 

Aunque se haya observado una pequeña mejora en junio, el sector horeca también está lejos de estar fuera de peligro. En la actualidad, la disminución del volumen de negocios es del 42%.

En junio, la reapertura de bares y restaurantes había tenido un impacto significativo y positivo en la facturación, pero la mejora ha sido leve desde entonces. Las principales razones que dan las empresas para esta disminución son la baja demanda y la aplicación de normas de distanciamiento social.

 

Los actores de la industria, por su parte, observan una disminución del 16% debido al bajo nivel de demanda.

 

Perspectivas sombrías

Por lo tanto se presenta un panorama general bastante sombrío, sobre todo si se tienen en cuenta las perspectivas para el año que viene. De hecho, los encuestados todavía esperan una caída del 10% en el volumen de negocio para 2021 en comparación con un año normal. En el sector de las artes y en el de la hostelería se esperan descensos del 44% y el 37% respectivamente.

Estas cifras, que son difíciles de aceptar para muchas empresas, aumentan la percepción de un riesgo de quiebra. Mientras que, en junio, el 5% de las empresas consideraban la quiebra «probable» o «muy probable», hoy en día el 8% lo hace. Los resultados también muestran que la percepción de este riesgo es significativamente mayor en Valonia y Bruselas que en Flandes.

Otro indicador es el grado de preocupación de las empresas por la actividad comercial. Ahora se sitúa en 6,7 en una escala de 10, un nivel comparable al de mediados de mayo. «Es muy probable que el resurgimiento del número de casos positivos en Covid-19 en las últimas semanas y el endurecimiento de las medidas hayan provocado un aumento de la preocupación», comenta el ERMG.

 

50.000 empleos

¿Qué hay del empleo? Los encuestados esperan una disminución del 2% en el empleo entre el comienzo de la crisis y el final del año, es decir, poco más de 50.000 trabajadores. Esta es una estimación mucho más baja que la presentada al final del segundo trimestre, cuando se mencionó el número de 180.000 puestos de trabajo en riesgo.

Entre el comienzo de la crisis y el final del año, las empresas esperan una disminución del 2% en el empleo, lo que representa algo más de 50.000 trabajadores.

«Hay que tener en cuenta que el sesgo de supervivencia dificulta la comparación de las dos fechas (las empresas que se han declarado en quiebra desde junio ya han provocado una caída del empleo) y que en el espacio de dos meses el contexto ha cambiado», señala, sin embargo, el ERMG.

Share this post