En 10 años, el número de mujeres autónomas en la Región de Bruselas ha aumentado en un 30%

En 10 años, el número de mujeres autónomas en la Región de Bruselas ha aumentado en un 30%

 

El empresariado femenino está en auge en Bruselas. Esta parece ser la principal conclusión de la edición 2019 del barómetro bianual que acaba de publicar Women in Business, la plataforma para el empresariado femenino en Bruselas, gestionada por hub.brussels (la Agencia de Bruselas para el Apoyo a las Empresas).

En Bruselas, una de cada diez mujeres trabaja principalmente por cuenta propia, la tasa más alta de Bélgica. En 10 años, el número de mujeres autónomas ha aumentado en un 30% en la Región de Bruselas, e incluso en más del 50% para las mujeres autónomas complementarias.

Este aumento se refleja en las cifras europeas de la tasa de actividad empresarial de las mujeres (TAE). Mientras que Bélgica se encontraba al final de lista de los 28 miembros de la Unión Europea con una tasa del 3,1 %, la más baja de la Unión, el último estudio realizado en 2015 muestra que nuestro país ha registrado un aumento notable del número de mujeres que trabajan por cuenta propia, lo que le ha permitido alcanzar una tasa del 5% y subir a la 14ª posición a la altura de Hungría y España.

«Aunque siguen siendo proporcionalmente menos numerosas que los hombres, las mujeres autónomas están llevando a cabo cada vez más proyectos innovadores en Bruselas», dice Barbara Trachte, Secretaria de Estado para la Transición Económica.

Las cooperativas empresariales como ayuda para el éxito

Una de las razones de esta tendencia ascendente es la labor de las cooperativas empresariales, que se esfuerzan por estimular a las mujeres que buscan empleo para que se vuelquen con seguridad en el mundo del emprendimiento. Estas cooperativas de actividad ofrecen un marco estructurado y seguro para permitir el desarrollo sereno de un proyecto empresarial y para probarlo en el mercado. «Gracias a JobYourSelf, pude concentrarme en el desarrollo de mi proyecto sin tomar ningún riesgo financiero. Sola, no creo que me hubiese lanzado como empresaria«, explica Senrei Wu, fundadora de BoucheB, una carnicería vegetal en el mercado de los Tanneurs, que produce preparaciones 100% vegetales con productos locales y de temporada. «Lo que me atrajo especialmente fue la oportunidad de probar durante 18 meses, de conseguir una primera cartera de clientes, de contrastar mis decisiones con asesores, coaches, antes de lanzarme como autónoma”.

En 10 años, ha habido un aumento de más del 50% en el número de mujeres en las cooperativas de negocios. Éstas han dado lugar a más de 500 empresas, de las cuales 60% fueron creadas por mujeres.

Aunque el número de mujeres empresarias está aumentando, una cifra sigue siendo demasiado alta: la tasa de mujeres NEET (Not in Education, employment & training). En 2018, el 26% de las mujeres de 15 a 64 años no tenían empleo, estaban desempleadas o eran estudiantes, mientras que la proporción de hombres inactivos era sólo del 15%.

Este porcentaje es «un reflejo de las desigualdades en las oportunidades económicas de las mujeres de Bruselas«, insiste Loubna Azghoud, responsable de la plataforma Women in Business. «En Bélgica, la diferencia entre los hombres y mujeres jóvenes NEET es claro, observamos que entre 25-29 años la diferencia es 6% más alta para las mujeres NEET y entre 30-34 años es todavía más alta, un 8,6% más. Este último corresponde a la edad de la maternidad y de la responsabilidad de niños pequeños».

 

FUENTE: LeSoir.be

Share this post