Incremento de los autónomos complementarios

Incremento de los autónomos complementarios

Las cifras publicadas por Partena muestran un claro crecimiento de los autónomos complementarios, con un incremento del 15,59% en los últimos 5 años.

El secretariado social Partena publica sus cifras sobre la actividad de los autónomos complementarios y llega a la siguiente conclusión: el sistema está en aumento. Basado en estadísticas del Inasti (Instituto Nacional de la Seguridad Social para los Trabajadores Independientes), el informe muestra un aumento del 15,59% en los últimos cinco años.

Sin embargo, un análisis en detalle permite revelar las principales tendencias. El mayor crecimiento se registra entre los jubilados, con un poco más de hombres (+25.1%) que mujeres (+24.1%) que se embarcan en una actividad complementaria. Para las personas aún activas en el mercado laboral, el mayor incremento es para mujeres, con un 24%. Los hombres sólo suponen el 5,7% según el informe de Partena.

«Después de cierta edad, algunos trabajadores se dan cuenta de que su experiencia no está totalmente valorada, o que quieren algo más, pero la palabra da miedo y es sinónimo de riesgo, papeleo, inseguridad. Mientras que la modalidad de autónomo complementario, te permite continuada con tu trabajo y nada se pierde si tu actividad complementaria no da resultados», explica Bruno Debuysscher, director de operaciones de Partena.

Suplemento a la pensión

Una cifra que se encuentra en las estadísticas de Inasti es que el 55% de los empleados con una actividad complementaria tienen un ingreso de 0€, o un ingreso no declarado. «La participación de la actividad inactiva sigue siendo alta, dice la Unión de las Clases Medias (UCM), que muestra la importancia de la dimensión de hobby. La ventaja fiscal que ofrece el estatus de trabajador por cuenta propia sigue siendo un incentivo muy interesante y puede deducir los gastos de sus actividades complementarias».

Si bien muchos escudos se levantan contra el aumento en la edad de la pensión, las cifras recopiladas por Partena parecen mostrar una voluntad de continuar la actividad profesional. «No creo que sea necesario ser ingenuo, el argumento financiero es obviamente importante, pero también hay una proporción de personas que trabajan por cuenta propia que quieren seguir. La pensión deja por su parte un tiempo libre razonable, más de la mitad de los jubilados (54 %) indican que dedican más de 20 horas por semana en su actividad complementaria, en comparación con el 18% de los trabajadores, mientras que un tercio de los jubilados reconocen que trabajan más de 35 horas a la semana ,es decir, ligeramente por debajo del horario de un empleado», explica Bruno Debuysscher.

También se debe tener en cuenta que, a partir de 2015, ya no existe ningún límite de ingresos para la actividad complementaria a fin de recibir la pensión. «Esto también empuja a los independientes a continuar su actividad además de su pensión, por lo que mantienen un pie en la profesión con menos presión», dijo Renaud Francart, asesor de la UCM.

Partena, sin embargo, se niega a explicar el fenómeno sólo a causa de una simple ventaja financiera: «Hay una tendencia fundamental hacia el espíritu empresarial, el número de trabajadores por cuenta propia también está creciendo, a veces la actividad complementaria sirve como un trampolín, un período de prueba antes de empezar». La secretaría social sitúa este punto de inflexión hacia los 35-40 años.

Un deseo de independencia que asume cada vez más el público femenino. «Vemos un aumento en el número de mujeres que comienzan, esto es cierto para la actividad complementaria y también lo es para los autónomos a tiempo completo. Cuando miramos a los titulares, el 40% son mujeres», explica Renaud Francart.

Fuente: L’Echo

Share this post