Cinco bancos belgas se unen para gestionar sus cajeros automáticos

Cinco bancos belgas se unen para gestionar sus cajeros automáticos

Argenta, Axa Bank, Crelan, vdk y Bpost han creado una empresa conjunta para administrar su red de cajeros. Como resultado de esta colaboración, estos bancos ya no tendrán su propia red de cajeros automáticos.

Si bien los pagos con tarjeta van en aumento, todavía existe la necesidad del dinero en efectivo. Esta es la conclusión de los bancos Argenta, AXA Bank, Bpost, Crelan y vdk bank; por esta razón, han decidido crear una joint-venture, «ATM as a service», con el fin de gestionar mejor su red de cajeros, lo cual supone un 20% de la red de cajeros automáticos de Bélgica.

Con esta colaboración, los bancos ya no tendrán una red de cajeros propia, sino una red administrada conjuntamente de manera que podrán ofrecer al cliente «un servicio de alta calidad, de manera eficaz».

«El cliente dispondrá de un cajero con un software más moderno y seguro, pero los logos, las ubicaciones y la política tarifaria seguirán dependiendo de cada banco», dice Barbara Van Speybroeck, portavoz de Bpost.

Los bancos han decidido subalquilar los cajeros a un tercero, que será responsable de la instalación y el mantenimiento de las máquinas; sin embargo, cada banco mantendrá su imagen y su estrategia comercial, así como sus políticas.

«Cada vez se usa menos efectivo y disminuye la frecuencia de las visitas a las oficinas bancarias y, por consiguiente, disminuye a su vez el uso de los cajeros automáticos y crecen los gastos de gestión; aún así, la necesidad de efectivo sigue siendo real», explican las diversas entidades bancarias en un comunicado. Este servicio conjunto se organizará a partir de mediados de 2020. En un principio, los cajeros se conservarán, pero estarán equipados con un nuevo software.

Desde Argenta, se insiste en que la creación de esta joint-venture es totalmente independiente de la medida temporal por la que se dejó fuera de servicio sus cajeros: como resultado de numerosos ataques a sus cajeros automáticos, el banco decidió a finales de octubre poner todos sus dispositivos fuera de servicio «por un período indefinido».

Fuente: L’Echo

Share this post