Cristina Robina, arquitecta de interiores en Gante: «En Flandes hay bastantes estudios donde no se necesita saber flamenco»

Cristina Robina, arquitecta de interiores en Gante: «En Flandes hay bastantes estudios donde no se necesita saber flamenco»

Nadie le diría a Cristina Robina en 2011, cuando acababa sus estudios de Arquitectura de Interiores en la Universidad Politécnica de Madrid, que hoy estaría hablando flamenco y viviendo en Gante. Sus ganas de conocer nuevas culturas y la difícil situación laboral a la que se enfrentan los arquitectos en España le llevó a Bélgica en 2012, donde actualmente trabaja como autónoma en el estudio aNNo architecten, dedicado a la restauración y rehabilitación de edificios históricos.

dav

Siempre abierta a nuevos proyectos, por cuenta propia también diseña y produce tanto espacios interiores como mobiliario. Previo a su experiencia laboral en Bélgica, Robina, de 31 años, trabajó en Madrid y en Praga, donde estuvo haciendo prácticas con una beca Argo.

En esta entrevista conocemos su trayectoria por Flandes…

¿Cómo llegaste a Bélgica?
Uno de los proveedores del estudio para el que estuve trabajando en Madrid durante dos años era belga. Les escribí en 2012, cuando estaba haciendo prácticas en Praga, para tantear el terreno en Bélgica y me ofrecieron un trabajo con ellos durante un año, así que me vine para aquí, y aquí sigo. Previamente no había tenido ninguna experiencia laboral ni académica en Bélgica.

¿Todavía sigues trabajando en el mismo sitio?
No, lo dejé a los dos años porque me dedicaba a temas demasiado burocráticos y no me apasionaban. Posteriormente comencé como freelance en el estudio donde todavía sigo: aNNo architecten, que se dedica a la restauración y rehabilitación de edificios protegidos y calificados como monumentos históricos.

¿Cómo encontraste tu trabajo actual?
Estuve buscando ofertas a través de estas webs especializadas en puestos de trabajo para arquitectos: http://www.archijobs.be/ y http://www.nav.be/jobs//?fcat=2&fprov=0#list. Están muy bien, pero, eso sí, son en flamenco, al igual que sus ofertas, las cuales también te exigen ese idioma.

¿Es imprescindible el flamenco para trabajar como arquitecto en Bélgica?
Es necesario particularmente en Flandes. Sin embargo, también hay bastantes estudios que tienen un ambiente más internacional, en los que saber inglés es suficiente.

¿Cómo llevas el idioma?
Es muy difícil. Llevo tres años aprendiéndolo y me defiendo bastante bien pero todavía me cuesta.

¿Cómo son las condiciones laborales en Bélgica? ¿Notas mucha diferencia con España?
En ambos sitios los arquitectos solemos ser autónomos y cobramos por horas o por obra. Es cierto que aquí gano más de lo que podría hacerlo allí, pero también pago más impuestos y el nivel de vida es más alto. Por otra parte, creo que en Bélgica, o al menos en Flandes que es lo único que conozco, son más respetuosos con la legislación laboral de lo que lo son en España.

¿Piensas volver?
De momento no. Estoy muy contenta y me veo aquí todavía por un tiempo. Aun así, tengo que reconocer que echo mucho de menos Madrid, y España en general. Nuestra forma de vida y carácter son diferentes al de los flamencos; ellos viven más «hacia dentro» y son más introvertidos. Y aquí no hace tan buen tiempo como en España y eso limita a la hora de hacer más vida de calle (aunque en cuanto sale el sol esta todo el mundo fuera, hay muchas actividades y festivales durante todo el verano). Pero por otra parte, esto les hace tener más tiempo para sus hobbies: tocar instrumentos, actuar, pintar, hacer deporte, arreglar bicis, reformar la casa, etc. Así, el ambiente cultural y artístico está muy desarrollado. Se mueven muchas cosas en el mundo del diseño y el arte, y la gente tiene muchas inquietudes y las desarrolla desde muy joven.

Share this post