“Lo más importante para un emprendedor es invertir en la esencia de su negocio; en mi caso ha sido esencial la comunicación y la imagen corporativa” Marian Dura, emprendedora española en Bélgica

  • Una de las claves del éxito de EasyBabyTrip ha sido no haberse centrado solo en Bruselas, sino también en el resto de Bélgica
  • La forma legal y los idiomas son los principales desafíos para un emprendedor en Bélgica

Marian Dura es la fundadora de EasyBabyTrip, una empresa que nace en verano de 2016 con la intención de facilitar a las familias los viajes con niños pequeños. Se encargan de recoger y entregar todo el equipo de bebé y niño que necesita durante su viaje, como cunas, sillitas de coche, cochecitos o juguetes.

¿Cuánto tiempo llevas en Bélgica? ¿Qué es lo que te animó a emprender?

Llevo en Bélgica desde enero de 2013. Llegué embarazada de 6 meses y dejé mi trabajo como ejecutiva en España. Emprender es una idea que he tenido siempre en la cabeza, pero al ser ejecutiva en diferentes empresas y multinacionales, no me atrevía a dejar la seguridad para emprender algo.

Lo que más me ha hecho ser emprendedora y lanzarme a pesar del riesgo y del miedo ha sido el quitarme el chip de directora de marketing/institucional, donde ves demasiados pros y contras, sobre todo los contras y los números. Para emprender hay que tener un punto de “locura” sana y mirar a veces hacia otro lado y decir: “De acuerdo, si ponemos esto en un plan de negocio escrito seguramente no lo voy a empezar, por un montón de causas: no tengo dinero suficiente, ni gente suficiente…” Creo que eso lo he dejado atrás, porque si no, no me hubiese metido en lo que me he metido, de lo que ahora estoy contentísima.

Eres una persona con formación y experiencia relacionada con el mundo de la comunicación, el marketing y los asuntos públicos. ¿Qué te llama a emprender en un sector tan diferente?

Una es en lo que ha crecido y en lo que se ha educado. Y a raíz de toda esta experiencia del mundo del marketing y las relaciones institucionales, vas entendiendo lo que los clientes quieren, a buscar el target, el público objetivo, etc.

Mi negocio no tiene nada que ver con lo que yo había desarrollado hasta ahora profesionalmente, ya que ni era emprendedora ni tenía ningún trabajo relacionado con el mundo infantil. Pero de repente yo era público objetivo y tenía unas necesidades como madre viajera.

Fuera de lo que es el ámbito profesional, soy una mujer a la que siempre le ha encantado viajar sola. Con mochila o sin mochila, viajar ha sido siempre mi pasión. Ahora tengo un niño pequeñito y me sigue encantando viajar. Y viajar con niños pequeños es un follón increíble, tanto que al final dices “ya no puedo, tengo que cargar con demasiadas cosas”. Entonces pensé: “si no tuviera que cargar con todas estas cosas sería todo mucho más sencillo. ¿Habrá alguien que lo haga?” Y encontré una página de una familia que alquilaba artículos, “muy hecha en casa”, como decimos en el mundo del marketing, pero que funcionaba. Estuve unos 8 meses dándole vueltas, pensando en el mercado, en la inversión, los pros y los contras que supondría invertir en este negocio y luego me lancé, porque conocía el sector en el que estaba metida: el de mamá viajera. Conocía a muchas madres, padres y familias que, como yo, estaban pasando por esto.


“Una es en lo que ha crecido y en lo que se ha educado. De repente yo era público objetivo y tenía unas necesidades como madre viajera”

¿Cuáles son las principales dificultades que te has encontrado desde que llegaste? ¿Y en el proceso de creación de tu empresa?

La más grande es la legal. ¿Cómo empiezo a ser autónoma, o empresa, o sociedad? Eso en Bélgica es muy caro y, para una emprendedora que solo cuenta con sus medios y que no se quiere meter en créditos, el coste de crear una sociedad es muy elevado. Al final lo solventé siendo autónoma, pero me llevó cierto tiempo ver qué forma jurídica se adaptaba más a mis posibilidades y necesidades.

También es muy importante el tema de los idiomas. En Bélgica se habla neerlandés y francés, además de inglés. Es cierto que con el inglés te puedes defender, y yo con el francés me defiendo, pero si de verdad quieres emprender un negocio en Bélgica, tienes que hacerlo también en neerlandés. Yo no lo domino, pero sí que es importante que puedas defenderte y que tengas tus servicios disponibles en el idioma.

¿Qué ventajas te supone ser autónoma en Bélgica?

En mi caso está bien. Tienes mucha conciliación y, aunque en España es mucho más económico, aquí más o menos estamos en la media. Pero está claro que ser autónomo es complicado y te enfrentas a muchas dificultades, pero a pesar de ello yo estoy muy contenta. Puedes conciliar, tienes mutualité, y es una manera muy cómoda y bastante asequible y rápida para no estar estancado pensando en cómo arrancar.

¿Qué claves le darías a una persona que está pensando en emprender un negocio aquí?

Lo más importante para un emprendedor es poner el dinero en el núcleo de su negocio. En mi caso lo ha sido la creatividad. No he escatimado en hacer una web profesional, ni en invertir en servicios profesionales que tengan que ver con la comunicación de mi negocio. He recurrido a agencias y proveedores porque creo mucho en la imagen.

Yo aconsejo ser autónomo e invertir en lo que tu negocio requiera según tu sector de actividad. Más tarde, si ves que la cosa va bien y el negocio respira, es cuando puedes volver a los profesionales y revisar el marco legal que más te convenga.

Por otra parte, los que venimos a Bruselas nos sumergimos de alguna manera en una “burbuja bruselense”, centrándonos en las instituciones europeas y las grandes empresas. Yo recomiendo a todos los emprendedores que quieran hacer algo en Bélgica que recuerden que Bélgica no es solo Bruselas. Parece de Perogrullo, pero yo me di cuenta del gran potencial y del enorme negocio que aparece cuando no te centras solo en la capital: está Amberes, Brujas, la costa… La mayor parte de mi negocio se nutre de un 60% exterior a Bruselas. No hay que cerrarnos a las grandes multinacionales, porque al salir hay muchas oportunidades.

¿Cuáles son tus planes a medio y largo plazo?

Este mismo verano, habrá ya un agente EasyBabyTrip en Francia, Alemania y Noruega, quienes se encargarán del turismo local que vaya a España o venga hacia Bruselas, Brujas, Gante…

Lo segundo será dar servicio en toda España y, en tercer lugar, explorar el modelo de franquicia. De hecho, tengo ofertas de franquicias en Florida, pero todavía lo estoy barajando.


¿Qué tienes aquí que no puedes encontrar en España?

El belga es un buen mercado para mi negocio. El ciudadano belga viaja mucho y, en particular, está el hecho de que muchas multinacionales renuevan la plantilla cada varios años, o la rotan. Eso significa movilidad de personas y también de familias, que pueden conocer mi negocio y utilizar mis servicios.

Pero si tuviera que escoger lo mejor, diría que en Bélgica lo que encuentro es la oportunidad de dirigirme a un público muy diverso y cosmopolita.

En cuanto al tema de emprender, antes de mi idea final se me pasaron muchas otras por la cabeza. Quiero decir a todo posible emprendedor que no se desaliente ni deje que nadie le quite la ilusión. Porque las ideas significan que tu cabeza está funcionando y va hacia una dirección: la de encontrar algo que desarrollar.

Mi idea es fruto de acotar mis objetivos económicamente, finalmente he logrado encontrar un modelo que se adapta a mí, a mis exigencias personales y profesionales. A corto plazo puedo ser una cosa y a largo plazo puedo soñar. Sin duda, creo que se puede.

Share this post